Este Templo, como idea nace en 2014 tras mi iniciación sacerdotal como Sacerdotisa de Ataecina junto con mis hermanas de formación y se esa idea se queda aparcada hasta el 2015 que comienza a tomar forma como Templo dedicado a la formación de Sacerdotisas de la Gran Madre, Facilitadoras de Tiendas Rojas y Mujeres de Poder.

Cuando la idea surge, no tenía claro en mi interior que la Luna fuera el motor del Templo, ahora si, tras mis propios cambios internos como mujer y sacerdotisa nace el logo definitivo, hermano del logo de Nai Terra, nuestra asociación pagana de donde nace este Templo.

El Yoni representa la entrada a la Vida y también la salida, es la Puerta Sagrada que nos introduce en la materia pero también en el misterio, que nos hace vivir entre mundos, hacia dentro y hacia afuera, y las lunas son los estadíos de la mujer, por dentro y por fuera también. Todas nosotras somos Doncellas, Madres, Brujas y Ancianas a lo largo de nuestra existencia, ese mismo mundo vive en nuestro útero y nos une a las fases lunares, las estaciones y las mareas de los mares y océanos.

 Entramos a la Vida desde el Gran Misterio del que

nunca nos deconectamos

para vivir en la Unión con todo lo creado.

Las Tradiciones Femeninas han sido destruidas en muchas partes del planeta, en España también y mucho además, las sacerdotisas de este Templo, que pertenece a la Hermandad de la Diosa, junto con otros Templos intenta recuperar lo que nos ha sido robado durante milenios de patriarcado, crea y recrea nuestras antiguas tradiciones e introduce con todo el respeto del mundo y sin apropiación cultural aquellas que nos son permitidas reproducir.

Creamos comunidad, sabemos que esa es nuestra verdadera fuerza y nuestro verdadero refugio, construir espacios para crecer y sumar, desde el amor y el gozo, desde la protesta serena y el cambio interior, siendo nosotras el cambio que queremos ver el mundo como decía Gandhi. Tejiendo comunidades independientes pero interrelacionadas es como logramos unirnos, sanarnos, crecer y salir de la pura competencia patriarcal que solo divide y que destruye sin piedad.

Y en ese tejido, tejemos el futuro del mundo, desde la humildad de ser solo una gota en un vasto océano, pero con la dicha de hacer nuestro trabajo lo mejor que sabemos y podemos en cada momento y lugar, sabiendo que siempre estamos cambiando y siempre estamos en proceso de llegar, siempre en sanación constante, andando el camino para otras, andando caminos que otras nos abrieron.

 Esa es la Energía del logo que resume a este Templo, una imagen que incluye a todas las mujeres del mundo sin excepción

¿Quienes somos?

Nuestro equipo ceremonalista se compone de dos sacerdotisas, Mariam y Patricia,

pero en estos momentos, solo yo, Mariam, soy la formadora de este Templo

¿Quieres conocernos un poquito?

Mariam Cárcel

Mariam Cárcel

Sacerdotisa de la Diosa. Sacerdotisa de Ataecina. Partera del Alma

Soy Mariam, ante todo mujer, madre, compañera…como pagana, enraizada a la Tierra y todos Sus ciclos he ido investigando en los últimos 25 años de mi vida, diferentes culturas basadas en la Tierra y sus religiones o espiritualidades. Tengo 43 años, ahora mismo, y en esta búsqueda en la que llevo tanto tiempo, os aseguro que no ha sido oro todo lo que ha relucido, soy tan de tierra, que nunca he tenido epifanías alucinantes ni con humanos ni con Diosas, no voy hablando con las hadas por el bosque como si fueran mis hijas que van al lado, ni veo espíritus como la de Entre Fantasmas, con eso no quiero decir que no vea seres de otros mundos, cuando mi cuerpo y mi espíritu están en sintonía con la energía del pueblo del bosque.

Cuando comencé a estudiar todas las terapias y religiones paganas que se cruzaban en mi camino, os reconozco en voz muy alta, que la lucha entre mi ego y mi espíritu era EGO-90/ESPÍRITU 10. Ni os cuento mis humos, ni mi ego, yo, yo, yo, salvadora de todas las causas del mundo, las justas, las perdidas, las locas…todas me venían bien, y yo que había hecho 3.254 cursos con diploma tenía sobradas capacidades para ello. Ahora miro hacia atrás, veo ésto y me río de misma durante horas.

 

Ahora, a mis 43 años, con dos hijas por parto natural, un ectópico que casi termina en el tanatorio, y muchos bofetones de la Vida , que agradezco uno a uno, tan sólo me puedo presentar ante vosotras como Sacerdotisa de la Diosa y Partera del Alma, son los dos oficios o profesiones que me definen.

 

Como Sacerdotisa de la Diosa, y más concretamente como Sacerdotisa de Ataecina, a la que doy mi voto en 2014, os ofrezco formación sacerdotal, impartida y acompañada por mi, dentro de la TRADICIÓN DE LA GRAN MADRE. Esta tradición nace de mi necesidad de aunar todo lo que yo aprendí en mi formación sacerdotal con Sandra Román, con toda mi formación “chamánica” y “animista”. Si quieres saber algo más sobre este Sacerdocio visita la página que tiene en formaciones.

 

Como Partera del Alma, y de la mano de Ataecina también, he unificado todas esas 3.254 cosas que aprendí, renunciando al 99% de todo lo que me hacía “tan sabia” y “tan buena”, integrando en mi hacer terapéutico, la terapia  floral de Findhorn, la musicoterapia, la medicina del alma, el EFT, la numerología del alma, y el tarot, junto con técnicas ancestrales (que podríamos llamar chamánicas), a todo este compendio integrativo yo lo llamo EL PARTO DEL ALMA. Todas morimos y nacemos, infinitas veces en la vida, morimos cuando crecemos y menstruamos, cuando somos madre, cuando nos casamos, con nuestro primer trabajo. Todas estas “muertes” que son cambios profundos no siempre se toman bien ni se integran bien, y te ofrezco mi acompañamiento para encuentres todo el poder que tienes dentro y que cambies ese energía.

 

Nunca te sanaré, ni curaré, ni cambiaré, ni siquiera te ayudaré, tan solo puede acompañarte humildemente con lo poco que yo misma he integrado en mi, y que tengas en cuenta que como dice Eric Rolf, y que yo he aprendido en mi propio pellejo tan bien, “el paciente viene a sanar al médico”

 

Podría ponerte todo que lo aprendí a hacer, pero también tendría que poner todo lo que dejé ser tiempo después. Entiendo que quieres saber de donve vengo, y que todo lo que hago es profesional, y por eso te cuento que mi formación sacerdotal basada en la Tradición de Avalon pero con las Diosas de esta tierra la recibí de manos de Sandra Román, que tengo “formación chamánica” de manos de Lynn Andrews, Steven Farmer, Ted Andrews, Sandra Ingerman, Oscar Miro-Quesada, entre otros, a estos los conoces, tienen páginas de Facebook, pero no te puedo dar los nombres de las abuelas y abuelos desconocidos para el mundo que me han enseñado más que nadie, tomando un café o un orujo, sentados en un banco, en la plaza de una aldea desconocida, y que me han dado las lecciones magistrales de mi vida.

 

Como terapeuta estoy diplomada como Terapeuta Floral de Findhorn, Terapeuta EFT, Maestra de Reiki Tibetano y Usui, Musicoterapeuta, Aromaterapeuta, entre otras muchas disciplinas que nunca uso así que, ¿para que te voy a relatar mis muchos estudios alternativos?. Lo que si que te cuento es que mi camino terapeútico, y creo que el  de todas, nos guste o no, lo reconozcamos o no, comienza para sanarnos a nosotras mismas, yo tardé en verlo, pero lo vi, y desde entonces vivo la sanación de mis propias heridas femeninas y antiguas en mi misma y en las mujeres a las que acompaño, porque no hay separación, somos muchas pero SOMOS UNA.

Como facilitadora de Tiendas Rojas he hecho formación de la mano de DeAnna L´am y la base de la Tienda Roja como templo ha venido de la mano de Alisa Starkweather, los últimos cambios de la Tienda Roja, como yo la veo nacieron de una conversación muy larga que mantuvimos en los Ritos de Primavera de mi comunidad pagana EarthSpirit

 

Te cuento también que soy artista gráfica, hago proyectos de diseño para mi y para otros, (como esta web y todos sus dibujos y diseños), toco varios instrumentos y compongo canciones, y que nunca, nunca, me canso de aprender y de cambiar.

 

Bienvenid@ a mi vida a través de esta presentanción, espero que nos encontremos físicamente por el camino o si no, al menos de manera virtual.

Patricia (Eguzkilore)

Patricia (Eguzkilore)

Sacerdotisa de la Diosa

 

 

Cuando me encontré con la tesitura de tener que escribir sobre mí, pensé que sería fácil, pues nadie te conoce mejor que tú misma. Sin embargo, me di cuenta de que cada vez que lo intentaba me encontraba en un callejón sin salida con las mismas preguntas y miedos: ¿que pensaran?, con la de mujeres de mi edad que hay con miles de experiencias y formación ¿yo que puedo aportar?

 

Miles de preguntas como estas que hacían un suma y sigue a mi auto boicot.

 

Así que, si esperas encontrarte con alguien que es “pagana desde el cigoto” con miles de experiencias, revelaciones y la verdad verdadera, ahórratelo…no sigas leyendo…

 

Soy Eguzkilore [Patricia]. El nombre me lo regalo una hermana del Templo, lo guardo con celo, como algo bello que cuidar, tan bello como el cariño que ella tuvo cuando me empezó a llamar así.

 

Creo que representa como soy a la perfección. Una persona fuerte, dura pero dulce.

 

Estoy a punto de entrar en la treintena y llevo desde los 17 años en una búsqueda incansable de Ella, de la Diosa, de la Gran Madre.

 

Pertenezco al Templo de la Luna, soy Sacerdotisa de la Diosa en formación del Sacerdocio de la Gran Madre que imparte Mariam.

 

Reencontré a Mariam después de trece años. Fue ella quien me recomendó leer “La Danza en Espiral” de nuestra querida Starhawk. Libro que tengo leído, “requeteleído”, subrayado y dado la vuelta. Con este libro en mi mochila llegue a la celebración de Mabon que resulto del Festival de la Diosa hace dos años. Allí, sin saberlo en un primer momento, me reencontré con Mariam.

 

Por aquel entonces, ya había decidido empezar una formación dentro de una Comunidad que me permitiría dejar el “armario de las escobas”, la Wicca ecléctica de la que provengo y que junto con mi hermana he venido practicando desde el año 2002, con los pocos medios, lecturas en versión original, inglés sobre todo y miles de páginas, algunas de dudosa procedencia, que había que ir filtrando para no encontrarte por el camino con más de un disgusto.

 

Quería más, quería compartir con más gente mis creencias, mis celebraciones y quería aprender más.

 

Así llegué a ese Mabon y la Diosa me puso de nuevo en el camino a Mariam. Empecé con ella el Sacerdocio de la Gran Madre y en ese camino estoy.

 

¿Que más cosas sobre mí? Soy Trabajadora Social, tengo el primer nivel de Reiki.

 

Facilitadora de Tiendas Rojas y Guardiana del Útero.

 

Tengo miles de proyectos en mi mente que giran en torno a empoderar a otras mujeres, a seguir ayudando a crear Comunidad dentro del Templo de la Luna y a ayudar y acompañar en el camino a todo aquel que, como yo, estaba perdido en su búsqueda y quiere reencontrar el camino.

 

Esta es mi humilde experiencia, esto es lo que puedo aportar.

 

Cada uno tenemos entro de la Comunidad un porqué, un algo que aportar. Yo sigo descubriendo mi lugar y mi porqué.

 

¿Quieres descubrir el tuyo? ¿Quieres formar parte de una Comunidad? ¿Quieres ampliar conocimientos? ¿La Diosa se ha cruzado en tu camino? ¿Quieres aprender a empoderarte? ¿Recuperar antiguos secretos? ¿Recuperar una parte de ti misma, de tu salvajismo, de tu yo como mujer?

 

Bienvenida, bienvenida, bienvenida.

 Hay más mujeres en este Templo.
 En esta foto, Patricia y Marta,
 ambas Melisas de la Diosa
el día de su iniciación.

En Septiembre cuanto Melisas más se sumarán, tras su iniciación, a este Templo

Y en Octubre otra Sacerdotisa de la Diosa más, celebrará ceremonias.

¡El Movimiento de la Diosa no deja de crecer y crecer!

Suscríbete al Templo de la Luna

y recibe una meditación de regalo

Disfruta todos los meses de nuestro boletín gratuito, lleno de artículos de interés y recursos gratuitos

¡Gracias por suscribirte a nuestro boletín!